Abbé Nozal recomienda pantalla de 800 x 600 pixels

WC

DECÁLOGO
DEL PERFECTO CAGADOR

-

Ernesto Maruri   

DECÁLOGO DEL PERFECTO CAGADOR

I

Déjate enseñar por un maestro -padre, madre...- hasta convertirte en aprendiz del único maestro verdadero a ti destinado: la intransferible voz interior de tus tripas.

II

La defecación sana es como un cuento: breve, de contenido expectante, cuya acción se intensifica y aclara en su desenlace. A diferencia de la diarrea, que es un interminable novelón, y del estreñimiento: sucesión de páginas en blanco.

III

No te sientes en el retrete sin saber qué vas a hacer, por qué y para qué. Y sin comprobar si hay un mínimo de tres metros y sesenta centímetros de papel no usado. No te levantes sin mirar el producto resultante, porque quien no sabe lo que caga, acaba por no poder medir las consecuencias de sus actos.

IV

Característica esencial de la defecación es la concentración, que consiste, por una parte, en la eliminación de todo lo que no esté al servicio del acto excretor, y, por otra, en la plena toma de conciencia de las sensaciones. Comemos -no podemos vivir sin comer- pero apenas saboreamos; simplemente, nos llenamos. Cagamos -no podemos vivir sin cagar- pero apenas nos damos cuenta de qué sentimos. Cierra los ojos e intérnate en tus sensaciones. Sólo dejándote sentir cómo te vacías podrás llenar de sentido el vacío que anonada tu vida.

V

No cagues bajo el imperio de otra necesidad, ni al revés. Por ejemplo, no vayas al retrete si te estás cayendo de sueño, ni te metas en la cama si no aguantas más las ganas de cagar; en el primer caso, te dormirías cagando, y en el segundo, te cagarías durmiendo.

VI

Si quieres expresar con exactitud y orgullo de buen cagador esta circunstancia: "he dejado en el excusado un efluvio mefítico estomagante", tus palabras han de ser: "he dejado en el retrete un olor a mierda que te cagas".

VII

Haz fuerza (de modo sostenido, sin brusquedad, con el fin de evitar la aparición de hemorroides), empuja amorosamente tus excrementos a través del recto y llévalos firmemente hasta el final. Así lograrás que confíen en ti, condición indispensable para que tú logres confiar en ti mismo.

VIII

No pienses en nadie al cagar (salvo que te acometan las ganas de cagarte en alguien), ni en la impresión que causaría en los demás verte cagar. Caga como si tu cagada no tuviera interés más que para ti. No de otro modo conseguirás ser dueño de ti mismo.

IX

Lo que hace la grandeza de una persona no es lo que caga, sino el esfuerzo que realiza para cagar, a través del cual acrecienta las propias fuerzas, profundiza en el conocimiento interior, desarrolla sus potencialidades y se mejora a sí misma.

X

No seas iluso: no existe el perfecto cagador. Si pretendes serlo, la habrás cagado.


relatos_retrete.jpg (26380 bytes)ANTOLOGÍA DE RELATOS DE RETRETE
AUTOR:
Ernesto Maruri (Bilbao, 1964). Escritor, psicólogo y psicoterapeuta.
 
Compilado por Emilio Valdar y Alicia Fajín, catedráticos de Literatura Escatológica en la Universidad Complutense de Madrid.
Libro publicado en toda España en mayo del 2000, por CALIMA Ediciones. 190 páginas, 1900 pts.

Contactar con el autor a través del email: CORREO

para enviar tus colaboraciones

-

-

-a la entrada

¿Olvidaste algo? ¿La cartera? ¿El bolígrafo?
Mira a ver si lo has dejado entre las hojas del Cuaderno, o sobre algún bote de pintura en el Taller

El plano de la Casa, para que orientes mejor¡Ah, que no has olvidado nada.. bueno, pues hasta otra!

¡Que lo cagues bien!

Web site diseñado y elaborado por Nozal © Copyright 1996.Todos los derechos reservados.